Podcast: Sincronia y Singularidad

Este sitio en WordPress aloja el podcast “sys”.

Descarga en Mp3, Ogg

Licencia: Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Chile

Redacción y estilo: Marcela Reyes

Música: Cycles por Zofa, Nanocham por Plug, Sinking por Bifidus, Photon por Absolute Time

Podcast realizado por Virgilio Leonardo Ruilova y Alejandro Fernandez, conductores que basaron su conversación en la lectura de ensayos y artículos de prensa, en consultas con especialistas del mundo de la linguistica y medios de prensa independiente, además  aportaron con sus conocimientos personales sobre cine y cultura pop. En el primer capítulo se trataron los siguientes temas:

  1. Futurología
  2. Patentes de genes
  3. Vegetarianos, veganos vs. carnívoros
  4. Pueblos originarios
  5. Drogas recreativas
  6. Filosofía del derecho
  7. Felicidad interna bruta/índices de desarrollo humano
Referencias: ´
Debut, la película, de Andrés Nazarala (link)
“Las computadoras del futuro podrían llegar a pesar poco más de 1 tonelada y media”
Popular Mechanics 1949, artículo en el que se pronostica el implacable avance de la ciencia. Fuente
Ciencia ficción dura (link)
Steampunk (1) (2)
Greg Egan, El Asesino Infinito ISBN: 978-84-96013-26-1
Raymond Kurzweil, www.kurzweilai.net
Rip Van Winkle (wikipedia)
PaleoFuture (link)
Precios del agua como combustible, diesel, biocombustibles (link)
Carne cultivada (wikipedia)
Open Cyc (link)
Epcot Center (link)
Khan Academy, www.khanacademy.org
Biblioteca del congreso Nacional de Chile, resumenes de leyes (link) (también hay traducciones de leyes al mapudungun)
Idiomas enseñados en Suiza (link)
La Pasión de Cristo, “La película tiene una peculiaridad, y es que se rodó en latín, hebreo y arameo con subtítulos.” (wikipedia)
Anuncios

La muerte de Virgilio, Sergio Alejandro Amira

El relato fue concebido en social networking y google hangout, en un intercambio via “chat” entre Sergio Alejandro Amira y Virgilio Leonardo Ruilova. Hubo consenso para escribir una novela que indagara profundamente en el pasado del protagonista. El escritor Gonzalo Villar, de Editorial Altazor, la describió como una nouvelle cómica, extraña, misteriosa y atrayente, sentí que esa definición calzaba perfectamente con mi propia vida, si me propusiera reflexionar sobre ella en el presente. Nadie más autorizado que Gonzalo para emitir un juicio, ya que me conoce desde mi juventud.

Ahora soy el Quijote que se enfrenta a Cervantes.

Cabe señalar que la novela sobre mi vida no es totalmente autobiográfica, sino una mezcla perfecta entre realidad y ficción, llevada a cabo talentosamente por el escritor Sergio Alejandro Amira. Otros acontecimientos relevantes quedaron pendientes, de hecho fueron pensados para ser contados en libros posteriores. En un principio Sergio Alejandro Amira concebió este libro como una trilogía, pero con el tiempo se descartó esta idea por motivos personales que me atañen en forma directa. Debo confesar que me sorprendió gratamente que Karlés Llord hiciera una reseña en la contraportada de esta novela, debido a rencillas que sostuvimos hace muchos años. Esta fue una forma de reconciliarnos y de limar asperezas

Nunca pensé que se iba a contar sobre mi vida en una novela, a pesar de que esta ha sido bastante intensa. Mi búsqueda de la espiritualidad me llevó a conocer y participar en muchos credos y en agrupaciones de caracter sectario, por supuesto, me encontré con charlatanes y también con gente valiosa que influyó de manera positiva en el ser humano que soy hasta ahora. Debido a esta experiencia de vida me interesa en el presente el ecumenismo y la antropología de la religión, soy un buscador incansable del conocimiento.

El laberinto del alquimista

Adentrándonos en el jardín, nos
encontramos con arcos de arbustos y
hierbas, sutilmente forjados, hierro
rodeando las áreas verdes.

En los mismos setos, como si fueran
hologramas en la gama del verde,
cerúleo y esmeralda, apenas se divisan
figuras, diagramas de flujo, arboles de
decisiones. Todo esto inspirado en la
informática de un siglo atrás,
Posiblemente el alquimista salia de la
tecnología de IBM, de las bases de
datos de los ochentas y entraba con su
saber en la ciencia sagrada.

Puedo apreciar en un muro la imagen
que vi en un sueño que tuve con Fritz, un mapa del conocimiento
inspirado en el árbol de la vida de
Israel, heredado de los fenicios,
mesopotámicos, babilónicos, caldeos,
de la actual Iraq. Dicho mapa me es
ajeno, habla de diferentes divisiones,
probablemente integra similitudes ente
sistemas astrológicos, la estética vista
como un todo, escalas musicales, todas
las correspondencias anteriores
provenientes de diversas culturas, cada
una de las correspondencias inspiradas
en los estudios antropológicos actuales,
alguna vieja enseñanza hermética
perdida en el pasado y alguna
especulación sobre la naturaleza
“inmaterial” de una posible raza
“extraterrestre” perdida en el “más allá”
en un mundo fantasmal tejido del

material con el que soñamos, con el que
me lees y te imagino.

Siento un aroma dulce, suave,
penetrante, me embriaga, lo sigo…

El jardín se vuelve sinuoso, una melodía
de formas.

Intuyo que el mapa del conocimiento que
busco no está en los detalles, sino en la
totalidad del laberinto. Sin embargo,
debo integrar la enorme cantidad de
detalles y “fractalidades” a la imagen de
la totalidad. Eso, por mi parte.

• Virgilio, te pierdes en lo sensorial,
no has interpretado los símbolos, ni
siquiera has anotado conclusiones
de todo lo que lees, recuerda que
dijiste: “Es el trabajo de toda una
vida”. Por favor, Virgilio,
¿Tomemos apuntes?, ¡Cómo vamos
a perder esto!

Sergio, lo primero es que este
laberinto está citado en la obra de
Borges, pero en un capítulo
apócrifo, ¿Recuerdas mi
conversación telefónica con
Carlos?, le mencioné a
Jinarajadasa, uno de los
presidentes de la Sociedad T., él
me pidió mencionar la obra de un
matemático hindú, amigo de
Einstein, para compararla con la
literatura de Crowley, fundador de
la OTO. Veo que estos laberintos
siguen el patrón del número 12 en
varios recovecos, contrariamente,
Aleister Crowley usa un número
menos que sale de la huella dactilar
de lo divino y que entra en el ID
del universo, en las tuerzas
salvajes y descontroladas de la
materia y sus raíces en el alma.

Virgilio, Carlos recuerda
perfectamente esa conversación, tu
lo abandonaste después de haber
recibido el primer tomo de Inferno,
y no te lo perdonará.
Escribir esto es una forma de
exorcizar tus fantasmas. ¿Por qué
recurres a la matemática sagrada?,

¿no sería más prudente verlo desde
el mismo Kandinsky que tanto le
gustaba a tuyo de los 15 años?
Estás despreciando la naturaleza
misma de tu búsqueda, que parte
desde las imágenes, el sendero de
Kounboum está cohesionado por la
proporción áurea…

• Desde los sonidos, Sergio, desde
John Cage, Fantómas, Oval, Aphex
Twin, me fascina lo no-lineal, lo
impredecible del drillcore,
breakcore, flashcore, drumcore,
¿crees que busco sólo ritmo?
Necesito encontrar patrones,
números, Sergio

Nos perdemos entre los senderos.

¿Qué tecnología ancestral inspira a este
“jardinero”? Concluimos que este
trabajo requiere forzar la gravedad
misma y conectar millones de átomos
con diferentes espacio-tiempos, lineas
temporales y que para lograrlo se
recurre a indranet, la tecnología
mencionada en cindam.com, matrices de
realidad que se acuñan en el átomo, pero
que son externas a la física de
partículas, las mismas que en la
Inglaterra puritana inspiraron a la OTO,
a las cuales la Sociedad T. asignó a un
mundo inmaterial cobijado dentro de
unas “vibraciones”, algo fantasmal, sutil y abstracto,
proveniente de un “más
allá” lejano a nuestras vidas.

La propuesta victoriana postula que
dentro de cada átomo habitan mundos
inmateriales, ¿es eso cierto? Según este
alquimista posmoderno, es
absolutamente erróneo, el espíritu no
habita dentro del átomo, ni en
“vibraciones” o “frecuencias”, es una
realidad tangible, más concreta,
coexistente con nosotros.

La neurología habla más de ello que la
“física cuántica”, es trabajo de aparente
introspección y se materializa en lo
social, en la convivencia; no obstante, el
espíritu, no habita en la carne, tampoco
en la sociedad, somos todos y

accedemos al mismo desde la piel,
dentro de nuestro cofre de tesoros no
necesitamos arrancar a mundos
intangibles para llegar al origen mismo
de la vida.

El laberinto del alquimista de los setos

15 abril 2014

Virgilio Leonardo Ruilova

Creative commons, atribución, no
comercial

Correción de estilo: Marcela Reyes

Rancagua, 1989

Rancagua, 1989

Soy un adolescente en la dictadura chilena, estoy en un supermercado, siento el aroma de la fruta fresca. Compro unas manzanas y voy a jugar videojuegos a una galería en el centro de la ciudad.
Llego a las máquinas, se siente diferente. Estos no son los ochentas.
Rancagua, después del 2020.
Me doy media vuelta, tengo más de 40 años, las líneas temporales se han fusionado. La humilde máquina de videojuegos de 1989 mantiene su apariencia, pero aloja imágenes en 3D que flotan dentro de la cabina. Contemplo extasiado esas figuras, sinuosas dibujadas en el aire, como los nativos americanos contemplaban las joyas europeas.

Dominio Público – 2015
Corrección de estilo por Marcela Reyes

La primera invasión extraterrestre

La primera invasión extraterrestre

El cielo de Valparaíso está plagado de naves, es inevitable, han llegado.
Los extraterrestres tienen aspecto de sombras enormes, provienen de una realidad paralela, retan a los porteños a un juego macabro: deberán decodificar un mensaje oculto en las paredes de la ciudad, el premio será seguir con vida.
El mensaje está escrito con lásers: los mismos que cortarán la carne de los habitantes de la ciudad en caso de perder.
Se reúnen los profesores de matemática y lenguaje a descifrar las palabras.
La suerte está echada.
Jugamos. Ganamos. Nuestra lógica fue insuperable.

Dominio Público – Chile – 2015
Corrección de estilo por Marcela Reyes

Mozart Moshpit

Somos una tribu urbana algo intrigante. Nos gusta la música étnica, el punk “celta”, el conocimiento de Hermes Trismegisto, el cristianismo gnóstico y los folletos ocultistas victorianos. Nos encontramos en el plan de Valparaíso, tenemos una verdulería muy cerca y una casa “Okupa” en las inmediaciones, nuestra fiesta transcurre en un salón enorme, rojo, muy gótico. Estamos todos vestidos impecablemente, el requisito para asistir a este evento es tener el pelo teñido, ser straight edge y bailar “pogo” vistiendo un “smoking”. Decido tomarme una fotografía junto a mi amigo Felipe frente al compositor que nos inspira, suena Mozart en los parlantes.

Obra de Dominio Público.
2015, Chile

Correccion de estilo por Marcela Reyes

Concón en un mundo paralelo

Concón en un mundo paralelo

Viajamos a Concón en un mundo paralelo, universo dislocado de la línea temporal que comúnmente conocemos.
Allí se alza una iglesia abandonada llena de arena, musgo y coral en sus entrañas.
En este templo se reúnen viajeros provenientes de una realidad alternativa que han surgido desde las profundidades de un mar que se respira y se siente como el aire que nos envuelve.

Estos habitantes de una civilización diferente, que especulamos sería Atlantis, visten armaduras de colores cálidos, envejecidas, desgastadas y llenas de herrumbre; se comunican entre sí por energías sútiles e inmateriales encapsuladas en diminutos cristales de cuarzo, los desvaríos de un irreconocible Nikola Tesla.

Estos viajeros han venido para rescatar a Concón de un peligro lejano y han entablado diálogo con las medusas que surcan los cielos de Valparaíso.

Sus investigaciones con una tecnología de nanoscopía del éter, imposible de reproducir, han permitido concluir que estas medusas que flotan en la vacuidad del aire marino, cobijan en sus pequeños cuerpos civilizaciones completas de seres sintientes inmateriales.

Es inviable la lucha contra estos mundos, debemos entablar diálogo con estos inmigrantes de un espectro desconocido de nuestra realidad visible para enriquecer nuestras sociedades.

Liberado al Dominio Público en Chile durante el año 2015.
Corrección de estilo por Marcela Reyes

Océano y teseracto

Océano y teseracto

Subí a lo más alto de los cerros de Valparaíso.
Allá también había mar, pero nadie se había dado cuenta.
El Océano Pacífico se encuentra conectado interdimensionalmente
entre las cumbres de la ciudad y la cota cero.
Es posible llegar en bote a lo más alto de la ciudad.

¿Cómo es que soy el primero en relatarlo?
Allá me encontré con una mantarraya bebé que hablaba.
La acurruqué, le puse su chupete color celeste.
Ella estaba muy contenta y me entregó un mensaje fundamental:
“Un buen abrazo es lo más importante del mundo para las mantarrayas”

Liberado al Dominio Público durante 2015 en Chile.

Corrección de estilo por Marcela Reyes

Fiesta bajo las olas

Valparaíso participará de una fiesta preparada con dos días de anticipación, el nivel del mar sube hasta cubrir la falda de los cerros, los porteños se desplazan a nado por el centro de la ciudad y el club del Tiburón Contreras ejecuta clavados desde los cerros. Los ascensores alcanzan el tamaño de un centro cultural, de un café o de una biblioteca y recorren cada rincón del cerro. Se puede apreciar el paso de estos ascensores por la ciudad desde las ventanas de las viviendas, se escucha el ruido de los engranajes y se siente el movimiento bajo el piso. Decido subir a la cumbre, llevo helados y un fanzine.

 

Liberado al Dominio Público durante 2015 en Viña del Mar, Chile.

Corrección de estilo por Marcela Reyes

 

 

 

 

La rata

La rata

Todo empezó con las experiencias sobrenaturales de manos del partido POSCLA del teósofo Samael Aun Weor.

Su mentor, conocido en el hampa como “El Rata”, guardia de cabarets y lupanares, igualmente, hombre aguerrido, vulnerable y agresivo, se habia rodeado de un karma que combatía invocando el mantra de la ceremonia védica Agni Hotra, dicho mantram lo llenó de sincronias.

Una de ellas fue el sacrificio de su figura materna en pro de su salvación, El Rata fue un satanista, rompió con las enseñanzas de luciphuge rofocal que consistían en plasmar el ID del prójimo mediante la manipulación del mismo para invocar la fuerza opuesta en su propio ser. Otros seguidores amaestraban sombras de barro etéricas en una suerte de vampirismo pokémon. El Rata formó una brigada de adolescentes dotados de pequeñas facultades sobrenaturales, atisbos de sincronías, pequeños retazos de telepatía, dream hacking y diversas formas de espionaje psíquico.

Don Saulo, un sujeto que encarnaba fuerzas del profeta Manes, quizá discípulo de una vieja secta zoroastriana, herejía dentro de la herejía, le mostró el camino hacia el desdoblamiento astral consciente, la teoría unificadora teosófica que hacía de las tres gunas védicas un camino hacia la fuerza e gravedad, magnetismo y la electricidad, correspondentes con tamas, rajas y sattva, un camino astral que desde el mundo onírico se empeña en hacer del Samkhya Yoga una forma de filosofía de la ciencia que incluye la comprobación empírica de los postulados de los Vedas.

O los Eddas. Porque había un nacionalsocialista acérrimo entre ellos, de padre masón y madre rosacruz, amante del black metal, quien se desempeña en el club de jazz nahuel.

El Rata actualmente trabaja en Viña del Mar, cerca de la Calle Ecuador, en dichas artes amatorias.

Don Saulo vive en una ecoaldea, enseñando técnicas para superar el lenguaje por medio de las mismas palabras, la falacia de la conciencia prepersonal, previa al ego, el samadhi del niño de dos años, versus el satori del hombre adulto. Volver a nacer, zen y cristianismo esotérico.

El 2001, nuestro personaje inicial fue explorado en su cuerpo astral, en su cuerpo etérico, por haber retenido información de la Orden del Dragón Verde, en 1947, y haberla expuesto en los círculos esotéricos de las postrimerías de la Sociedad Teosófica. La Orden de marras había explotado el conocimiento de la esotérica kabbalah hebrea para hackear el ADN por medio de frases hipnóticas en la lengua de Moisés, dichas frases usaban un lenguaje que hacía vibrar cada hebra de ADN en los códigos de las letras del arameo: el resultado fue un golem.

Negó todo conocimiento. Como explorador de matrices etéricas y cabalista amateur, sabía cifrar su memoria bajo abtrusas correspondencias thelemitas. Dion Fortune los crea, Crowley los

Creative Commons – Atribución – No Comercial

Virgilio Leonardo Ruilova – 2015 – Chile