Magia negra y roja, cómodas cuotas

Magia negra y roja, cómodas cuotas

Destacada esoterista con ovarios que cobijan agujeros negros, finas patas de cabra bajo sus faldas y olor a almizcle en su vientre, busca jóvenes deseosas de aprender de las más íntimas profundidades de la parapsicología. Consulte por interno. Precios módicos. Pleno centro de Valparaíso.

Liberado al Dominio Público durante 2015
Corrección de estilo por Marcela Reyes

Anuncios

Rancagua, 1989

Rancagua, 1989

Soy un adolescente en la dictadura chilena, estoy en un supermercado, siento el aroma de la fruta fresca. Compro unas manzanas y voy a jugar videojuegos a una galería en el centro de la ciudad.
Llego a las máquinas, se siente diferente. Estos no son los ochentas.
Rancagua, después del 2020.
Me doy media vuelta, tengo más de 40 años, las líneas temporales se han fusionado. La humilde máquina de videojuegos de 1989 mantiene su apariencia, pero aloja imágenes en 3D que flotan dentro de la cabina. Contemplo extasiado esas figuras, sinuosas dibujadas en el aire, como los nativos americanos contemplaban las joyas europeas.

Dominio Público – 2015
Corrección de estilo por Marcela Reyes

Una hurí me contempla

Una hurí me contempla

Estoy en una mediagua. Prendo el televisor, con el canal musulmán 4Shbab sintonizado frente a mis ojos.
Veo a una mujer de cabellos dorados y ojos profundos bailando música árabe con un sonido entre lo líquido y etérico. El cielo refleja el desierto, entre las grietas del cielo fluye agua y es reabsorbida por el mismo cielo.
Ella me contempla. Estoy en el desierto, frente a ella. Sus ojos ven mi inmoralidad, impasibles. Me siento atravesado por su mirada, desnudo ante un ser que puede contemplar mi humanidad.

Liberado al Dominio Público durante 2015.
Corrección de estilo por Marcela Reyes

Psicoanálisis y Física cuántica

Psicoanálisis y Física cuántica

Estoy frente a mi pareja, la beso. Me fundo en sus labios. El beso es tan intenso que recorro toda mi biografía en su boca. Llego al laberinto del vientre materno. Me veo nadando en las aguas del líquido amniótico. Sigo más profundamente, me sumerjo en el átomo, veo las partículas revolotear en los orbitales como quien visualiza el cielo nocturno, empapado de estrellas fugaces, implosiono en el vacío.

Liberado al Dominio Público durante 2015.
Corrección de estilo por Marcela Reyes.

Fractal

Fractal

Viajo desde Santiago a Valparaíso, llego a Curauma. Me bajo del bus. Veo el Aeropuerto Pablo Neruda. Contemplo los cerros, La Legua y las tomas de terreno de Valparaíso se funden. Recorro sus esquinas, veo el dolor de mi infancia. Contemplo la realidad que las estadísticas esconden, jamás fuimos un país en vías del desarrollo. Veo la violencia que impregna mi sociedad en todas las escalas, la agresión a nuestra economía por parte del primer mundo. La mujer, violentada, la infancia, ultrajada. Intento salir, me pierdo. Las distancias son enormes. Temo la soledad. Al perderme en este laberinto me percato que la extensión de la ciudad ha cambiado, la carencia es la misma, pero el sufrimiento se ha ampliado geométrica y geográficamente.
No existe salida.
Veo un espejo, se refleja una paloma en él.
Me acerco.
Toco el espejo.
Lo traspaso.
Llego al otro lado del espejo, estoy en el Aeropuerto Arturo Merino Benítez.
Despierto.

Public Domain – 2015
Corrección de estilo por Marcela Reyes

La ventana mágica

La ventana mágica

Estoy en el barrio de Providencia, en pleno Santiago. Espero a mi dentista. Aburrido, miro al horizonte, se ve el atardecer, siento el aroma del mar. No me había percatado, desde esta ventana tengo acceso al Ojo de Horus, el cual me deja ver el mar tal como lo veo a la hora de la once en Valparaíso.

Public Domain – Chile – 2015
Corrección de estilo por Marcela Reyes

El Ojo de Horus

El ojo de Horus

Estoy en una habitacion que arriendo en el plan de Valparaiso. Es pequeña, blanca, con cortinas verdes. Leo en mi notebook un e-zine sobre ocultismo, donde entregan una practica esoterista que me parece interesante, la cual consiste en imaginar el Ojo de Horus durante 30 minutos, con atención relajada y en duermevela. Me sumerjo en el sueño y durante el proceso de llegada al mundo onírico percibo mi habitación mucho mas grande, el centro de mi habitación se siente mucho mas amplio, desde aquel lugar percibo todos los ángulos de mi habitación, me pierdo en esa profundidad.

Liberado al Dominio Público durante el año 2015
Corrección de estilo por Marcela Reyes

Camino a Tiferet

Camino a Tiferet
Estoy en el Muelle Barón. Los trenes siguen por una planicie que nunca antes había visto, cubren varias cuadras, es un nodo de líneas de tren y “metro”, me veo en medio de los rieles, debo usar la intuición para salir vivo.
Lo logré. Ahora me dispongo a subir a las alturas de Viña del Mar, en Miraflores Alto.
Me voy a tomar la once. Estoy en una casa color amarillo, me atiende una anciana, pruebo una exquisita merienda con dulces de la ligua, pan batido con mantequilla y té con canela. Merecida recompensa.

Public Domain – 2015 – Chile
Corrección de estilo por Marcela Reyes

Bandas irreales

Bandas irreales
Es el primer festival de música irreal con géneros creados para la ocasión.
Comienza una banda con una estética muy cuidada, se inspiran en los cabarets de 1950 y la “dark wave”, son punks, tocan jazz con violines, piano y voces femeninas.
Sigue una cantante que busca llevar la música de cámara al mainstream, sólo un piano acompaña su voz, espera que se tome en serio al pop y se difunda la música clásica.
Llega un grupo de rock, tocan el black metal satanista tradicional, pero lo funden con la riqueza del jazz.
Continúa una banda hardcore punk con matices “death metal” y percusión digital a más de 250 “beats por minuto”. Son el soundtrack de las protestas, tienen sintetizadores “Arduino” y “Raspberry Pi”.

Dominio Público – 2015
Chile
Corrección de estilo por Marcela Reyes

Misterios menores

Misterios menores
Soy un quinceañero. Estoy en un edificio abandonado, en el puerto de Valparaíso. Dentro llego a un lugar con el piso con baldosas como tablero de ajedrez. Tengo al frente mío a una deidad egipcia, parece ser Anubis. A cada lado mío hay gente de “terno y corbata”, con miradas opacas. A cada lado mío tengo un duende, vestido de verde, pelirrojo. Son la dualidad en mí, lo más siniestro que existe dentro de mi sombra. Debo responder preguntas que jamás he escuchado antes. Salgo exitoso, entiendo los misterios del rigor y la justicia, pero siento pudor de mi nuevo grado iniciático, rechazo los frutos de la iniciación de misterios menores. Vuelvo a la ciudad. Me topo con un amigo de 18 años que estudia arquitectura. El tuvo la misma experiencia. Nos dirigimos a la casa de un amigo, quien nos cuenta que soñó con Anubis frente al estudiante de Arquitectura, y frente a mí…

Liberado al Dominio Público durante el año 2015.
Corrección de estilo por Marcela Reyes