La muerte de Virgilio, Sergio Alejandro Amira

El relato fue concebido en social networking y google hangout, en un intercambio via “chat” entre Sergio Alejandro Amira y Virgilio Leonardo Ruilova. Hubo consenso para escribir una novela que indagara profundamente en el pasado del protagonista. El escritor Gonzalo Villar, de Editorial Altazor, la describió como una nouvelle cómica, extraña, misteriosa y atrayente, sentí que esa definición calzaba perfectamente con mi propia vida, si me propusiera reflexionar sobre ella en el presente. Nadie más autorizado que Gonzalo para emitir un juicio, ya que me conoce desde mi juventud.

Ahora soy el Quijote que se enfrenta a Cervantes.

Cabe señalar que la novela sobre mi vida no es totalmente autobiográfica, sino una mezcla perfecta entre realidad y ficción, llevada a cabo talentosamente por el escritor Sergio Alejandro Amira. Otros acontecimientos relevantes quedaron pendientes, de hecho fueron pensados para ser contados en libros posteriores. En un principio Sergio Alejandro Amira concebió este libro como una trilogía, pero con el tiempo se descartó esta idea por motivos personales que me atañen en forma directa. Debo confesar que me sorprendió gratamente que Karlés Llord hiciera una reseña en la contraportada de esta novela, debido a rencillas que sostuvimos hace muchos años. Esta fue una forma de reconciliarnos y de limar asperezas

Nunca pensé que se iba a contar sobre mi vida en una novela, a pesar de que esta ha sido bastante intensa. Mi búsqueda de la espiritualidad me llevó a conocer y participar en muchos credos y en agrupaciones de caracter sectario, por supuesto, me encontré con charlatanes y también con gente valiosa que influyó de manera positiva en el ser humano que soy hasta ahora. Debido a esta experiencia de vida me interesa en el presente el ecumenismo y la antropología de la religión, soy un buscador incansable del conocimiento.

Anuncios

El laberinto del alquimista

Adentrándonos en el jardín, nos
encontramos con arcos de arbustos y
hierbas, sutilmente forjados, hierro
rodeando las áreas verdes.

En los mismos setos, como si fueran
hologramas en la gama del verde,
cerúleo y esmeralda, apenas se divisan
figuras, diagramas de flujo, arboles de
decisiones. Todo esto inspirado en la
informática de un siglo atrás,
Posiblemente el alquimista salia de la
tecnología de IBM, de las bases de
datos de los ochentas y entraba con su
saber en la ciencia sagrada.

Puedo apreciar en un muro la imagen
que vi en un sueño que tuve con Fritz, un mapa del conocimiento
inspirado en el árbol de la vida de
Israel, heredado de los fenicios,
mesopotámicos, babilónicos, caldeos,
de la actual Iraq. Dicho mapa me es
ajeno, habla de diferentes divisiones,
probablemente integra similitudes ente
sistemas astrológicos, la estética vista
como un todo, escalas musicales, todas
las correspondencias anteriores
provenientes de diversas culturas, cada
una de las correspondencias inspiradas
en los estudios antropológicos actuales,
alguna vieja enseñanza hermética
perdida en el pasado y alguna
especulación sobre la naturaleza
“inmaterial” de una posible raza
“extraterrestre” perdida en el “más allá”
en un mundo fantasmal tejido del

material con el que soñamos, con el que
me lees y te imagino.

Siento un aroma dulce, suave,
penetrante, me embriaga, lo sigo…

El jardín se vuelve sinuoso, una melodía
de formas.

Intuyo que el mapa del conocimiento que
busco no está en los detalles, sino en la
totalidad del laberinto. Sin embargo,
debo integrar la enorme cantidad de
detalles y “fractalidades” a la imagen de
la totalidad. Eso, por mi parte.

• Virgilio, te pierdes en lo sensorial,
no has interpretado los símbolos, ni
siquiera has anotado conclusiones
de todo lo que lees, recuerda que
dijiste: “Es el trabajo de toda una
vida”. Por favor, Virgilio,
¿Tomemos apuntes?, ¡Cómo vamos
a perder esto!

Sergio, lo primero es que este
laberinto está citado en la obra de
Borges, pero en un capítulo
apócrifo, ¿Recuerdas mi
conversación telefónica con
Carlos?, le mencioné a
Jinarajadasa, uno de los
presidentes de la Sociedad T., él
me pidió mencionar la obra de un
matemático hindú, amigo de
Einstein, para compararla con la
literatura de Crowley, fundador de
la OTO. Veo que estos laberintos
siguen el patrón del número 12 en
varios recovecos, contrariamente,
Aleister Crowley usa un número
menos que sale de la huella dactilar
de lo divino y que entra en el ID
del universo, en las tuerzas
salvajes y descontroladas de la
materia y sus raíces en el alma.

Virgilio, Carlos recuerda
perfectamente esa conversación, tu
lo abandonaste después de haber
recibido el primer tomo de Inferno,
y no te lo perdonará.
Escribir esto es una forma de
exorcizar tus fantasmas. ¿Por qué
recurres a la matemática sagrada?,

¿no sería más prudente verlo desde
el mismo Kandinsky que tanto le
gustaba a tuyo de los 15 años?
Estás despreciando la naturaleza
misma de tu búsqueda, que parte
desde las imágenes, el sendero de
Kounboum está cohesionado por la
proporción áurea…

• Desde los sonidos, Sergio, desde
John Cage, Fantómas, Oval, Aphex
Twin, me fascina lo no-lineal, lo
impredecible del drillcore,
breakcore, flashcore, drumcore,
¿crees que busco sólo ritmo?
Necesito encontrar patrones,
números, Sergio

Nos perdemos entre los senderos.

¿Qué tecnología ancestral inspira a este
“jardinero”? Concluimos que este
trabajo requiere forzar la gravedad
misma y conectar millones de átomos
con diferentes espacio-tiempos, lineas
temporales y que para lograrlo se
recurre a indranet, la tecnología
mencionada en cindam.com, matrices de
realidad que se acuñan en el átomo, pero
que son externas a la física de
partículas, las mismas que en la
Inglaterra puritana inspiraron a la OTO,
a las cuales la Sociedad T. asignó a un
mundo inmaterial cobijado dentro de
unas “vibraciones”, algo fantasmal, sutil y abstracto,
proveniente de un “más
allá” lejano a nuestras vidas.

La propuesta victoriana postula que
dentro de cada átomo habitan mundos
inmateriales, ¿es eso cierto? Según este
alquimista posmoderno, es
absolutamente erróneo, el espíritu no
habita dentro del átomo, ni en
“vibraciones” o “frecuencias”, es una
realidad tangible, más concreta,
coexistente con nosotros.

La neurología habla más de ello que la
“física cuántica”, es trabajo de aparente
introspección y se materializa en lo
social, en la convivencia; no obstante, el
espíritu, no habita en la carne, tampoco
en la sociedad, somos todos y

accedemos al mismo desde la piel,
dentro de nuestro cofre de tesoros no
necesitamos arrancar a mundos
intangibles para llegar al origen mismo
de la vida.

El laberinto del alquimista de los setos

15 abril 2014

Virgilio Leonardo Ruilova

Creative commons, atribución, no
comercial

Correción de estilo: Marcela Reyes

Sergio Meier Frei charla brevemente conmigo

Extractos de correos entre Sergio Meier y yo.

 

Virgilio Leonardo Ruilova

5/6/08

para sergiomeierfrei
Sergio,
Aún no me he puesto en campaña para tomar la lectura sugerida (Victor Hugo) en la biblioteca de mi Logia favorita. Lo cual, considero que por mi parte es requsito imprescindible antes de conocer a los Alquimistas de la Matriz.

Te cuento un poco de mi vida, me estoy reuniendo con un grupo de practicantes de magia los cuales son entrenados y supervisados por una escuela inglesa dirigida por dos escritores de linaje cercano a Alex Sanders (quien limpió el paganismo de UK de la influencia Crowley), quienes son Sorita D’Este y David Rankine.

Por otra parte, mis compañeros de adolescencia están filmando una película sobre nuestras andanzas en los asuntos del cielo…

Saludos cordiales,
Leo Ruilova AKA “Cuarzolíquido”
Sergio Meier

5/6/08

para Virgilio
Estimado Leo:
Que alegría recibir noticias tuyas, y además contándome de tus estudios de Magia. Manipular conscientemente la realidad puesta ante nuestros sentidos implica la propia transmutación del operador. En cuanto a Víctor Hugo, su lectura te será de gran provecho, gracias a tu preparación. Los clásicos de todos los tiempos fueron, en diversos niveles, grandes iniciados y transmisores de la Ciencia Sagrada.
Te felicito además por la película, otro medio de transmitir y transmutarse en lenguaje simbólico (Hay muchas lecturas masónicas en varios filmes famosos. Kubric, etc.)
Esperando tener nuevas noticias tuyas,
Un abrazo,
Sergio Meier.

El día 5/06/08, Virgilio Leonardo Ruilova escribió:
Virgilio Leonardo Ruilova

26/6/09

para Sergio

Sergio,
No te imaginas todo lo que me ha costado encontrar textos de Blake, me han contado libreros porteños que es muy poco accesible. A propósito de Blake, encontré un diagrama que sintetiza el cubo kabbalístico con las ideas de Blake, dá para conversar.
http://www.psyche.com/psyche/cube/cube_blake.html
Mi grupo de magia está inactivo, pero operando en ceremonias de solsticio, equinoccio, y otras fechas de diversa importancia, nuestra instructora está en Europa, volverá en el Verano 2010 con uno o dos charlistas, un evento para practicantes serios de dicho conocimiento, en una serie de charlas y talleres de dos semanas, cobrando solo por la mantención del recinto en la fecha, que consiste en una completa biblioteca disponible para los asistentes, una sala para realizar actividad mágica de diversos sistemas (a mi se me ocurrió realizar un circulo de protección rosacruz-católico en un área de la parcela que estaba dedicada a otro sistema, ni te imaginas como “corté la leche”), un balcón exquisito para contemplar los cerros y el mar, y un par de habitaciones, el resto será espacio para acampar. Te aviso con anticipación, me gustaría verte a tí y a algún Alquimista de la Matriz en la fecha del evento.
Sobre física y esoterismo, me topé con una referencia curiosa, “Voudou Quantum Leap”
Todo por hoy.
Me despido,
Leo Virgilio

La ventana mágica

La ventana mágica

Estoy en el barrio de Providencia, en pleno Santiago. Espero a mi dentista. Aburrido, miro al horizonte, se ve el atardecer, siento el aroma del mar. No me había percatado, desde esta ventana tengo acceso al Ojo de Horus, el cual me deja ver el mar tal como lo veo a la hora de la once en Valparaíso.

Public Domain – Chile – 2015
Corrección de estilo por Marcela Reyes

El Ojo de Horus

El ojo de Horus

Estoy en una habitacion que arriendo en el plan de Valparaiso. Es pequeña, blanca, con cortinas verdes. Leo en mi notebook un e-zine sobre ocultismo, donde entregan una practica esoterista que me parece interesante, la cual consiste en imaginar el Ojo de Horus durante 30 minutos, con atención relajada y en duermevela. Me sumerjo en el sueño y durante el proceso de llegada al mundo onírico percibo mi habitación mucho mas grande, el centro de mi habitación se siente mucho mas amplio, desde aquel lugar percibo todos los ángulos de mi habitación, me pierdo en esa profundidad.

Liberado al Dominio Público durante el año 2015
Corrección de estilo por Marcela Reyes

Camino a Tiferet

Camino a Tiferet
Estoy en el Muelle Barón. Los trenes siguen por una planicie que nunca antes había visto, cubren varias cuadras, es un nodo de líneas de tren y “metro”, me veo en medio de los rieles, debo usar la intuición para salir vivo.
Lo logré. Ahora me dispongo a subir a las alturas de Viña del Mar, en Miraflores Alto.
Me voy a tomar la once. Estoy en una casa color amarillo, me atiende una anciana, pruebo una exquisita merienda con dulces de la ligua, pan batido con mantequilla y té con canela. Merecida recompensa.

Public Domain – 2015 – Chile
Corrección de estilo por Marcela Reyes

Iniciación fallida

Iniciación fallida
Estoy en el cielo de Valparaíso, en una mansión victoriana hecha de cristal.
Me son colocadas pruebas, una tras otra. Debo beber licores, zumos y brebajes. Paso pruebas inmundas, exageradas. Fracaso, una y otra vez. Pierdo siete iniciaciones.
Me fue absolutamente imposible superar el desafío. Una voz de ultratumba se burla de mí. Recibo una maldición, la soledad entre mis iguales.

2015 – Dominio Público
Corrección de estilo por MArcela Reyes

Cielo de madera

Cielo de madera

Estoy en la Plaza Italia, en una feria de la etnia “Mapuche”. La sacerdotisa, mujer de 17 años, del sur de Chile, ostenta el cargo de “Machi” me habla de frente: “Tú estás soñando, escribirás un libro con lo que verás”. Reflexionamos sobre el encuentro entre criollos, mestizos, europeos, afrodescendientes y la etnia mapuche. El ingenio de mi interlocutora es superado sólo por su alegría, es gente aguerrida, astuta, adaptable y se le vé más feliz que a nosotros. Me lleva a otro mundo onírico donde la realidad cotidiana consiste en un mundo enorme con un cielo de paredes de madera con inscripciones en griego y números occidentales, puedo ver perfectamente cada símbolo y si supiera griego, podría escribirlo al despertar. Soy enfrentado a un grupo esotérico que me hace probar mi calidad humana, es el requisito para entender sus secretas enseñanzas. Tengo las palabras en la punta de la lengua, fluyen inesperadamente, digo todo lo que las etapas de la iniciación piden.

Dominio Público – 2015 – Chile
Redacción y estilo: Marcela Reyes

El arbol gris de la vida

El arbol gris de la vida

Recorro las playas de Concón, voy a acampar. Es medianoche, no hallo donde dormir. Me topo con un lugareño, le pregunto por una zona de campamento, me señala un camping a pocos kilómetros. Llego, pago la estadía y preparo mi carpa. Antes de dormir, veo curiosas luces en el firmamento, del tamaño de la Luna, delgadas, finas y veloces. Hermosas. Me dejo llevar por el sueño. Al despertar, recuerdo mis sueños: un arbol de la vida “cabalístico”, donde aparece un mapa conceptual similar al hebreo, frente al arbol del conocimiento, con esferas paralelas, de belleza siniestra. Veo fugazmente a Raaz, la esfera oculta revelada a investigadores chilenos. Veo una esfera entre Marte y Mercurio: es la gracia resquebrajada en la psiquis de los extraterrestres.

Public Domain – Chile – 2015
Correccion de estilo por Marcela Reyes

El sueño de oriente

El sueño de oriente

 

Las calles, plazas y cerros de Valparaíso se llenan de practicantes de diversas escuelas de Yoga y artes marciales provenientes de China, Tibet, Tailandia y Vietnam. Como consecuencia de esta masiva llegada de inmigrantes practicantes de dichas disciplinas, el municipio se ve en la obligación de intervenir, puesto que es ilegal realizar terapias alternativas en los espacios públicos; por lo tanto, estas personas deberán conseguir un local establecido. La solución se encuentra al alcance de la mano: unos empresarios de Malasia llevan a cabo la construcción de un edificio comercial ubicado cerca del Hospital Van Buren. Los terapeutas alternativos hablan con los dueños para poder así ocupar los 22 pisos de este edificio e instalar un centro de terapias enorme, repleto de medicina oriental y terapias complementarias, ambientado a la usanza malaya, donde se impartirán clases de árabe y cultura de Asia.

Dominio Público – 2015 – Chile
Corrección de estilo por Marcela Reyes